Paso 1. Calificacion de un Campo de Golf

Por Roberto Robles (Especial de Plus+Golf)

Finalizando los ’60, principios de los ’70, en sus largas travesías por el mar, el marino Dean Knuth se preguntaba el porqué cuando en tierra firme salía a jugar golf con sus amigos, había campos donde a él le iba enormemente mejor que en otros. De hecho, había campos donde no podia ni acercarse a ganar y en otras era exactamente al revés.

La respuesta fue implacable: había algo en su hándicap que no lo acompañaba de un trazado a otro.

Hablando coloquialmente, lo que él entendió es que los campos tenían diferencias en sus formatos que los hacían muy distintos entre sí, aunque sus pares fueran los mismos y debían de ser valoradas de maneras diferentes porque evidentemente, caso contrario había lugares donde no podría ir más, excepto que su handicap aumentara drásticamente.

Así, pidió un permiso especial al finalizar la escuela Naval y en su tesis, en lugar de imaginar batallas con sus respectivas estrategias, planteó el desarrollo de un nuevo sistema de cálculo de handicap en golf, que contenía como parte central una nueva manera de calificar campos de golf. Su tésis se llamó “Proposed Course Rating System,” April 21, 1976.

Su visión fue la de plantear una calificación de campos en base a diez tipos de obstáculos diferentes y que luego de medidos, el modelo finalmente arrojara dos parámetros de medición, no sólo uno, como era la práctica usual hasta ese momento. Éste es pues su mayor aporte, ya que demostró lo importante que es valorar no sólo bajo el ideal de jugadores SCRATCHS (quer era lo que se venía haciendo desde cientos de años atrás), sino que los campos se debían valorar también focalizando un grupo de golfistas que eran los verdaderos protagonistas semanales de las canchas: el GOLFISTA BOGEY, aquel cuya habilidad relativa lo lleva a jugar un golpe por arriba del par en todos los hoyos.

Intentando poner la perspectiva lo más simple posible, lo que propone el sistema de Knuth es valorar 10 obstáculos, hoyo por hoyo, pero siempre mirándolos desde dos ópticas distintas:

  1. SCRATCH. Asume que un jugador CERO de handicap pega en promedio 250 yds con su tiro desde el TEE y 220 con su tiro desde medio fairway.
  2. BOGEY. En este caso, un jugador que hace +1 en promedio por hoyo, tiene un tiro completo desde TEE de 200 yardas y un segundo y/o tercer tiro/s desde fairway que será/n de 170 yardas.

¿Cuales son los obstáculos que se estudian?

En primer lugar se hace una valoración general del hoyo respecto de:

  • Rolado de la bola
  • Elevación Tee/Green
  • Dog Leg y forzado de tiro corto
  • Preponderancia del viento

Luego, se analizan los siguientes obstáculos posibles:

  1. Topografía, donde se desglosa
  2. Fairway
  3. Objetivo Green
  4. Rcuperabilidad y Rough
  5. Bunkers
  6. Fuera de Límites y/o Rough Extremo
  7. Hazar de Agua
  8. Árboles
  9. Superficie del Green
  10. Factores Psicológicos

Tan simple como suena. Tan diferente como se puede apreciar.

Si se analizan todos estos elementos en función de las zonas de aterrizaje (topografía, árboles, cross bunkers, fuera de campo, dog-leg,… etc) por un lado desde la perspectiva del SCRATCH y luego desde la perspectiva BOGEY, va de suyo que no es lo mismo valorar obstáculos a las 200 que a las 250 yardas. Mucho menos similar será un análisis de las 370 yardas respecto de las 470 yardas en un supuesto segundo tiro.

Por ejemplo, un DOG LEG a las 180 yardas podrá ser sobrevolado tranquilamente por un Scratch que tira más de 250 yardas con su salida desde el TEE (aún con obstáculos altos como árboles), mientras que un jugador de 21 de hándicap seguramente deberá tirar una madera más corta y más precisa alargándole el hoyo considerablemente.

Hoyo tras hoyo, se hará esta doble valoración, obteniendo pues como resultado 2 INDICES DE CALIFICACIÓN: uno Scratch y otro Bogey.

La lectura de la Calificación SCRATCH es la lectura de la verdadera dificultad del campo y la forma de medir ésto a través de los 10 obstáculos, es lo que se ha aceptado a lo largo y ancho del mundo como el modelo más preciso inventado hasta el momento y todas las Asociaciones Nacionales del mundo, toman este valor como la base de sus sistemas.
Así, un campo de calificación 67.8 será claramente más fácil que otra calificada en 74.2. Sus pares pueden ser los mismos o muy similares pero será claro que la dificultad general del segundo campo será muy superior. Será todavía más complicado el segundo que el primero si sus distancias totales de juego son similares.

Luego, está la calificación BOGEY que sólo se conoce a nivel técnico de quien califica el campo. Este valor normalmente no se conoce en forma pública. Ese valor se compara contra la obtenida SCRATCH y ello configura lo que Knuth llamo el valor SLOPE cuya mejor traducción para mí es: FACTOR DE CORRECIÓN.

FÓRMULA
SLOPE RATING = (CALIFICACIÓN BOGEY ) – (CALIFICACIÓN SCRATCH) * 5.381

EL SLOPE (o Factor de Corrección)
El SLOPE es un valor que ajustará el INDEX de un jugador transformandolo en un handicap efectivo (o HANDICAP DE JUEGO) con el que un jugador saldrá al campo a competir contra el mismo campo u otros jugadores. Asi de simple. Un jugador no utilizará un mismo hándicap exacto de juego en todos los campos. Por el contrario, con la ayuda del FACTOR DE CORRECCIÓN o SLOPE, podrá ajustar su INDEX personal en cada campo.

El valor base del SLOPE es 113 y éste valor será el que se use para transformar el INDEX en HANDICAP DE JUEGO. En otras palabras, los campos con SLOPE mayor a 113, aumentarán el INDEX al momento de transformarlo en HANDICAP. Por el contrario, los campos de SLOPE menor a 113, reducirán el valor del INDEX al transformarlo en HANDICAP.

Así, la aplicación del SLOPE se realiza dividiendo en 113 el VALOR SLOPE de la cancha donde se juega.

FÓRMULA PARA TRANSFORMAR INDEX EN HÁNDICAP
HANDICAP EXACTO = INDEX * SLOPE / 113

Un ejemplo. El SLOPE del trazado BLACK del PEBBLE BEACH GOLF LINKS, es de 145 y su Calificación de Campo es 75.5
Un jugador de Index 11.2 deberá para jugar esa cancha, tomar el siguiente hándicap exacto de campo:

FÓRMULA
11.2 * 145 /113
Handicap de Campo: 14.3716 ~ Redondeado el valor = 14 golpes

Otro Ejemplo. El SLOPE del trazado Strathyrum de Saint Andrews es 98. Para jugar en esa cancha, el mismo 19.2 de hándicap deberá hacer el siguiente cálculo

FÓRMULA
11.2 * 98 /113
Hándicap de Campo: 9.7132 ~Redondeado el valor = 10 golpes

Una visión alternativa

Si manejamos esto desde la matemáticas, podemos ver que el SLOPE lo que propone es pues transformar en un porcentaje de mayor o menor dificultar de un campo respecto del campo base o promedio:

FÓRMULA
PEBBLE BEACH BLACK
SLOPE / 113
145 / 113 = 1.2831
1.2831 * 100 – 1 = 28.31%
Vemos claramente que lo que el cálculo real nos dice es que en PEBBLE BEACH BLACK, el hándicap de juego de cualquier golfista deberá ser incrementado en 28,31%, puesto que sus obstáculos naturales hacen especialmente más dificil el juego a un golfista poco habilidoso que a otro de habilidad óptima. O sea, es mucho más dificil el campo para el BOGEY que para el SCRATCH.
De la misma manera, en STRATHYRUM de SAINT ANDREWS se deberá reducir el INDEX en un 13,27% puesto que ese campo se calificó como mucho más benigno para el jugador BOGEY respecto del SCRATCH.

Mitos y Verdades del SLOPE y el RATING del campos

Existe la tendencia natural a suponer que un campo de SLOPE mucho más alto, es un campo mucho más dificil en términos generales. ESTO ES UN ERROR. No necesariamente significa esto.

El SLOPE alto significa lo siguiente:

UN SLOPE ALTO SIGNIFICARÁ QUE UN CAMPO ES MUCHO MAS DIFICIL PARA UN JUGADOR BOGEY QUE PARA UN JUGADOR SCRATCH.

POR EL CONTRARIO, UN SLOPE MAS BAJO, SIGNIFICARÁ QUE EL NIVEL DE LOS OBSTACULOS ES MAS PAREJO PARA TODOS LOS JUGADORES Y QUE NO HACE DIFERENCIA ENTRE SCRATCH Y BOGEY.

Podemos hacer la analogia en términos de ingeniería al decir que la verdadera altura de un techo es el Course Rating o Calificación del Campo. El SLOPE actúa solo como el espesor y/o el peso que tendría ese techo.

Un campo de RATING 74.2 y SLOPE 125 será inifintamente mas dificil que otro de RATING 68.5 y SLOPE 130. O sea, hay que focalizar el valor del RATING, antes que el valor del SLOPE.

El verdadero desafío estará dado en la relación PAR vs RATING que en la relación del valor del SLOPE respecto del 113 base.

Un campo de par 69 y Rating 72.9 debería inspirar miedo. Otro par 72 de rating 68.2 es promesa de bajo par neto.

Siempre hay excepciones
Vale aclarar que el propio Knuth en su sitio PopeOfSlope.com reconoce taxativamente que este sistema SLOPE ayuda a un 88% de los golfistas a jugar mejor con su hándicap exacto. Pero hay un 12% restante que pueden quedar con sus hándicaps sobre o sub valorados. Se los reconoce como STEADY EDDY (Eddy el Calmo) y WILD WILLY (el Loco Willy).
Eddy será un jugador extremandamente derecho y controlado, con un juego corto muy agudo, pero pegada extremadamente corta. Poca potencia, muchísima precisión. El handicap de Eddy podrá ser alto para canchas cortas y bajo para canchas largas.
Por el contrario, Willy sera una bestia que pega larguísimo aunque sin precisión y su juego corto es también muy poco preciso. Inversamente a Eddy, las canchas largas no lo complicarán tanto como las cortas.

CONCLUSIÓN
El haber calificado la cancha con el sistema USGA y saber el SLOPE / FACTOR DE CORRRECCIÓN de la cancha, nos permite balancear las diferencias inherentes a las distintas canchas puesto que no solo nos permite dar más ventaja al momento de jugar, sino que también nos permitirá eliminar del DIFERENCIAL que se aplicará para el hándicap, una misma cantidad.

Es una medida de justicia. Es una medida realista.

Podemos resumir que el SLOPE es entonces una manera de aplanar las diferencias que todos sabemos existen en los distintos campos. Todos sabemos cuales canchas nos resultan “FACILES” y cuales, “TREMENDAS”. Con el SLOPE se sincera esto.

NOTA DEL EDITOR
Un argumento que busca minimizar la importancia del sistema SLOPE dice que si una cancha es mucho más dificil que otra, entonces lo es para todo el field bajo competencia por igual. Si bien suena muy justo a PRIMA FACIE, este argumento es falaz.

Tomemos por ejemplo una ciudad donde hayan dos canchas y donde el sistema de hándicap no tiene en cuenta el SLOPE. Por ejemplo, Argentina, Uruguay o Inglaterra.

Una de las canchas es para los BOGEYS muy fácil, que llamaremos CIELO y la otra muy dificil, que llamaremos INFIERNO. Reitero, más fácil o más dificil, para un jugador Bogey, no Scratch. No es lo mismo.

Ambos grupos juega 75% en su cancha y 25% en la otra.

Va de suyo que los scores de INFIERNO son siempre mucho más altos que los de CIELO. Por ende, el handicap del socio del INFIERNO, que tiene de base scores mas altos, es muy superior al socio del CIELO.

Al cabo de los meses, no hay manera que los ángeles le ganen a los demonios, ya que los demonios fijan su hándicap en base a abultadas cantidades de bogeys y doble bogeys.

Ni que hablar cuando el encuentro entre ambos es en el INFIERNO. Tener un hándicap corto y estar en una cancha complicada… La desventaja es geométrica.

Me recuerda a lo que dijimos en el primer renglón de esta nota … es el escenario de hacen más de 40 años atrás.

Un SLOPE superior a 113 para el INFIERNO y uno inferior a ese valor para el CIELO haría pues que los scores del INFIERNO sean compensados con más HANDICAP y los del CIELO compensados con menor HANDICAP, logrando que los diferenciales sean muy similares, aplandando así los picos y valles de los scores.

Debemos pues ver entonces los modelos de handicap propiamente dichos. Pasemos al punto 2).

Share This Post On